@des_educando

Daniel Pennac nos cuenta la historia de un niño al que como a otros mucho antes se apodaba en clase como ‘’zoquete’’. El niños de la historia es Daniel, el propio autor, ahora profesor, doctor en filología y escritor de varios libros.

Entre sus líneas comprenderemos la visión de un alumno y un maestro a su vez, la evolución de una personalidad dada por perdida hacia una muy distinta que tiene una gran cantidad de conocimientos para compartir con alumnos, compañeros, escritores y profesionales de nuestra profesión.

Nos conducirá de la mano desde su historia hasta la nuestra, pues el desencadenante de su éxito además de su resiliencia, tiene que ver con un docente de su etapa estudiantil. Un profesor más, como muchos los hay, que en lugar de dar por imposible a sus alumnos los hace deslumbrar; es decir, un profesor que te marca, como nos marcó a nosotros y que será siempre uno de nuestros referentes.

Podríamos resumir este libro con el mismo término que utilizamos para definir la etapa académica de nuestros alumnos: una carrera de obstáculos.

Cada día la neurociencia tiene más que aportar al conocimiento sobre el funcionamiento del cerebro de las personas, y con ello, de los niños y niñas.

Sus teorías son aplicables al ámbito educativo, y en este caso su contribución va destinada a desmentir ciertos “teorías” o “conjeturas” que se dan por ciertas sin antes contrastarlas.

El poder de la sociedad abarca la crítica y opinión de inmensas materias, y la educación no escapa de ella.

En este libro descubriremos cómo damos por hecho ciertos sucesos dentro del ámbito educativo por el simple hecho de haber leído o escuchado determinadas informaciones hasta ahora, certeras. La neurociencia poco a poco está destapando el error de ciertas investigaciones que dejaron de lado el rigor científico y se centraron más en la movilización social y económica.

¿Qué pasará si nuestro alumno con TDA realiza Educación Física a primera hora? ¿Cuándo es mejor realizar una prueba evaluativa? ¿Un bebé que escucha composiciones de Mozart será más inteligente de mayor? ¿Por ser zurdo… mi cerebro funciona tan diferente del resto? ¿Qué pasa si aprendo mediante el movimiento de mi cuerpo?

Este libro te conduce de la mano a cuestionar ciertos mitos educativos y sobre todo a plantearte a ti mismo, como docente, preguntas como las enunciadas arriba.

Posicionamos el libro de Sonía Díez, ¡EDUCACCIÓN! como un libro de sensibilización y concienciación enfocado tanto al ámbito docente como al familiar. Se plantean en el 10 acciones que debemos empezar a realizar para cambiar el futuro que les espera a los alumnos de nuestros centros escolares.

Si ya has leído título como rEDUvolution (María Acaso) o El despertad del Diplodocus (J.A. Marina), puede que este libro te sea repetitivo. Los tres autores persiguen el mismo fin mediante pequeñas acciones que a la larga pueden convertirse en grandes cambios, pero cada uno a su manera.

En este caso nos encontramos con un enfoque muy cercano y muy familiar haciendo gran hincapié en las relaciones centro-familia, y de forma más concreta en las interacciones docentes- personal no docente – alumnos – familiares – comercios del contexto.

Redactado en primera persona, a forma de carta, es un libro en ocasiones reincidente, pero con una gran apertura emotiva y un increíble final motivador para nuestra profesión. Gran esfuerzo de la autora por compartir su visión y experiencia como madre y directora de un centro escolar.

¿Podríamos mejorar el sistema educativo? Esta cuestión es a la que trata dar respuesta el autor del libro, José Antonio Marina. Compara nuestro sistema educativo con un gran diplodocus que está dormido y al que hay que despertar de manera urgente. Para empezar a hacerlo, hace un llamamiento a una conspiración conjunta de toda la sociedad en la que el aprendizaje tiene un papel esencial.

Para poder llevar a cabo esa metamorfosis educativa es imprescindible CREER que puede producirse, QUERER hacerlo y SABER hacerlo. Propone llevar a cabo esa transformación en un período de 5 años a través de un pacto social sobre educación, es decir, una movilización de toda la sociedad en busca del éxito de la enseñanza.

Para conseguir este objetivo, él propone 5 motores que contribuyan al cambio. Estos son: la escuela, la familia, la ciudad, la empresa y el estado. Las presenta como redes expansivas que van de forma progresiva en complejidad y donde cada nivel depende del nivel de abajo, pero influye retroactivamente en él.