deseducando

La realidad sobre la generación nativo-digital. (Parte 1)

Hoy queremos tratar un tema que tiene que ver con las diferentes generaciones de personas y su relación directa con la tecnología a lo largo de la historia. De  forma más concreta, nos centraremos en las dos últimas generaciones: la generación Y (millennials) y la generación Z (centennials o nativos digitales). Para ponernos en situación vamos a aclarar unos conceptos previamente.

  • Generación X (Peter Pan): nacidos entre el 1970 y 1985, en los inicios de los primeros y escasos ordenadores personales para el hogar. El alto coste de la tecnología y su novedad generaba cierta reticencia a su compra y uso. Normalmente el uso venía determinado por el empleo que se poseía y no todos requerían de este aparato tecnológico. Los teléfonos móviles distaban mucho del concepto actual.
  • Generación Y (millennials o inmigrantes digitales): nacidos entre el 1985 y el 1995, momento en que la convivencia con la tecnología comienza a ser más natural y los hardware comienzan a evolucionar de forma muy favorable, lo que posibilita la ampliación de software y plataformas nuevas aplicables y muy útiles dentro del ámbito laboral, doméstico y académico.
  • Generación Z (centennials o nativos digitales): nacidos a partir del año 2000. Inmersos en la cultura digital, donde los dispositivos digitales son imprescindibles para el día a día. Se produce un gran incremento en las ventas anuales de este tipo de dispositivos, ligado a una importante y preocupante disminución en la edad cronológica para la adquisición de los mismos.

Ahora bien, el concepto de nativos digitales dista un poco de la realidad (o la práctica) observada en la nueva generación. Antes de desgajar estos conceptos, tener en cuenta que las fechas expuestas son orientativas y que lo que define a estas generaciones, más que las fechas son las características contextuales en que se desenvuelven y desarrollan donde tiene cabida la convivencia con la tecnología.

Concepto real VS preconcepto.

Un/a nativo/a digital es aquella persona nacida en la Era Digital, a partir del año 2000 (aproximadamente). Ahora bien, ello no implica, como algunas personas quieren hacernos creer, que por el simple hecho de haber nacido inmersos en una cultura digital estos/as niños/as llevan consigo una serie de mejoras biológicas que repercuten de forma directa en la mejora de sus competencias relacionadas con el ámbito tecnológico-informático.

Esto es un grave error, pues se está dando por hecho que cada nueva generación conoce y conocerá mejor la tecnología y su modo de empleo. Pero no es así. Día a día podemos comprobar en nuestras aulas, que estos/as nativos/as digitales son demasiados torpes a la hora de utilizar aplicaciones que no sean YouTube, Instagram, Snapchat o Tik-Tok. ¿Cuántos sabrían utilizar aplicaciones que puedan simplificar su vida académica o doméstica? Probablemente ninguno.

Están acostumbrados a un número reducido de aplicaciones o plataformas cuya estructura es demasiado simplista para atraer al mayor número de usuarios posibles, y cuanto antes (edad más temprana) mejor.

No son capaces de exportar conocimientos de una plataforma a otra, simplemente se dedican a aprender mediante ensayo-error, de forma rápida, descontrolada y sin pararse a pensar. Este acto impulsivo en el uso de nuevas aplicaciones implica: un aprendizaje fragmentado, sin sentido y sin reflexionar sobre los pasos seguidos. Es decir, se produce un aprendizaje no significativo, con mucha información residual; cuyo tiempo empleado en la selección/segregación de la misma podría destinarse al aprendizaje sobre el uso de nuevas herramientas.

La actitud de estos sujetos se traduce en una ‘’curva de aprendizaje corta, rápida y limitada’’.

Nativo digital VS inmigrante digital.

Antes decíamos que el nativo digital era aquella persona nacida en la Era Digital, que se incluía entre las personas nacidas a partir del año 2000. Actualmente, los nacidos a partir del 2005 posiblemente ya deben hacer uso por primera vez de: procesadores de textos, editores de vídeo y audio, aplicaciones multitarea o trabajos cooperativos mediante la nube en sus tareas académicas (institutos, centros de formación profesional y/o universidades).

Por otra parte, están los inmigrantes digitales (Generación Y – millennials). Este grupo está formado por aquellas personas nacidas entre el 1985 y el 1995, quienes han vivido la transición entre la Era Analógica y la Era Digital. Un número de estudiantes y/o trabajadores que ya empleaban los software citados anteriormente y que debieron hacer un gran esfuerzo por aprender sobre su uso de forma detenida, minuciosa y con una ‘’curva de aprendizaje larga pero completa’’.

¿Y quién gana?

Debemos tener en cuenta un hecho relevante y real. Haber nacido en la Era Analógica no implica un desconocimiento de la tecnología, sino una diferencia generacional a nivel de hardware y sistema de redes.A donde queremos ir a parar es a la reflexión siguiente. El hardware y las conexiones han ido evolucionando, pero el empleo de software (programas, aplicaciones, plataformas, etc.) ya existían en la época de los ‘’inmigrantes digitales’’. Es decir, una persona nacida en 1985, 1991 ó 1994 posee una base útil y cimentada respecto al modo de empleo de los software (online y offline). Además, ha vivido una transición paulatina, de comparación y reflexión de ‘’la antigua tecnología’’ hasta ‘’la nueva tecnología’’. Destacamos entre comillas estos conceptos ya que según Alan Kay: ‘’la tecnología es todo aquello que no existía cuando tú naciste‘’.

Con lo cual, la valoración personal y subjetiva que extraemos de los párrafos anteriores es la siguiente:

  • Los nativos digitales existen, sí; como concepto teórico, siendo aquellas personas nacidas en la Era Digital e inmersas en dicha cultura digitalizada y digitalizadora. No conlleva ningún tipo de mejora biológica o competencial que les permita poseer una mayor facilidad de adaptación al uso de herramientas: digitales, tecnológicas y de la comunicación. El número de aplicaciones utilizadas es limitado y simplista. 
  • Los inmigrantes digitales, por el contrario, han seguido el proceso de evolución de la tecnología desde bien cerca. Han tenido un aprendizaje más lento, pausado y reflexivo, pues los hardware anteriores no poseían la rapideza y velocidad de “la nueva tecnología”. Esto contribuye a recapacitar y echar atrás en el tiempo para buscar y encontrar en la memoria a largo plazo aquellos aprendizajes anteriores aplicables a las nuevas plataformas y software.

A modo de reflexión final, decir que es el actual adulto, el inmigrante digital, quien tiene que reconducir la forma de aprender y desarrollar la competencia digital de la actual generación. Para ello, debemos seguir una serie de pautas basadas en nuestra experiencia y en la capacidad de prever el salto tecnológico que va a ocurrir en las próximas décadas.

Sobre la manera en que podemos incidir en las próximas generaciones continuaremos más adelante con la segunda parte de este escrito.

Repercusión sobre la educación. Avance de la segunda parte.

Este concepto, ahora sí realista, plantea un cambio de perspectiva en el ámbito educativo, ya que realmente los alumnos y alumnas no saben tanto sobre Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) como deberían. Por no hablar del poco tiempo empleado por ellos en el uso de Tecnologías del Aprendizaje y Comunicación (TAC) para la realización de sus tareas académicas.

Estas dos ideas sobre TIC y TAC implican la enseñanza del alumnado no solo en el uso de plataformas digitales, sino también una formación mínima y básica en el análisis y el tratamiento de la información; así como su exposición y creación mediante herramientas informáticas.

Para abordar este apartado realizaremos otro pequeño escrito; una segunda parte sobre la generación nativo-digital y la tarea docente que hay por delante con respecto a las necesidades actuales.